miércoles, julio 29, 2009

Esos buenos momentos...

Artículo 1º — Déjanse sin efecto las restricciones a la oferta de bienes y servicios en todo el territorio nacional, las limitaciones a la información de los consumidores o usuarios de servicios sobre precios, calidades técnicas o comerciales y otros aspectos relevantes relativos a bienes o servicios que se comercialicen, y todas las otras restricciones que distorsionen los precios de mercado evitando la interacción espontánea de la oferta y de la demanda.

Art. 19. — Suprímense todas las restricciones, los cupos y otras limitaciones cuantitativas a las importaciones y a las exportaciones para mercaderías, de acuerdo a lo que disponga la autoridad de aplicación.

Es una argentina real, un decreto que aún sigue vigente. Si tan sólo se cumpliera lo distinto que sería todo...

Etiquetas:

43 Comentarios:

At 1:59 p.m., Blogger Andrés el Viejo said...

Esos buenos momentos prepararon la recesión más larga y profunda de la historia económica del país, niveles de desempleo desconocidos desde por lo menos 1934 y un colapso económico y social sin precedentes. ¿Algo para festejar?
Saludos

 
At 2:03 p.m., Blogger Shemp said...

Andres, se que lo viejo no lo hace mas sabio..

Fue la remocion de esas distorsiones la causante de la crisis o una politica fiscal inconsistente con un tipo de cambio rigido? o mejor aun la fixation con un tipo de cambio rigido.

Eliminar las barbaridades de los K no tiene nada que ver con volver a los 90s.

 
At 2:26 p.m., Blogger sin dioses said...

Que hermosos tiempos, pero le faltó una parte a ese decreto. El derecho de la policia a disparar. Que hermosos tiempos abuelo. Miles de desocupados, miles de campos rematados, la industria nacional destruida, que hermosos tiempos.

 
At 3:03 p.m., Blogger Valfierno said...

muy buen hallazgo abuelo.
Le pregunto a los comentaristas: que tiene que ver el atraso cambiario con la desregulación del comercio? Es como decir que el tipo de cambio fijo favorece la corrupción!!!

 
At 3:16 p.m., Blogger Andrés el Viejo said...

Sé perfectamente que la edad no hace a nadie sabio, como no lo hace el ser neoliberal o, si les place, liberal a secas, me da lo mismo.
No sé a qué me contesta Shemp. Yo no hablé de los K ni de volver a los 90. Es más, estoy convencido de que , aun queriéndolo y haciendo mucho daño en el intento, no hay condiciones nacionales ni internacionales para volver a los 90. Esto lo he escrito varias veces, de modo que me considero relevado de dar pruebas.
Saludos

 
At 4:20 p.m., Blogger Andrés said...

Abuelo,

Yo no creo que hayan sido buenos momentos para quienes sus ingresos dependían de pequeñas y medianas empresas que comenzaron a cerrar durante esos años.

Seguramente lo fueron para quienes veían sus ingresos aumentados al no haber intervención estatal alguna.

Cada uno lo mira según sus conveniencias.

Era posible implementar una política fiscal diferente con la convertibilidad? No digo pensarla, digo IMPLEMENTARLA.

La iba a aceptar el agro, por ejemplo? Por lo visto en los últimos meses, lo dudo mucho.

Una de las tantas cagadas de Cavallo y cia en ese momento fue establecer un cambio fijo respecto al dolar y pensar recién después cómo financiar al estado, todo eso sin tocar las sacrosantas libertades al comercio exterior y otros tantos principios liberales.

Mientras duró la piñata de las privatizaciones y la especulación, todo bien, pero luego del tequila vino la hora de enfrentar ese problema de manera seria.

Saludos,

Andrés

 
At 6:26 p.m., Blogger Musgrave said...

Abuelo, que implicancia tiene para el famoso tema de la lechería la aplicación a rajatabla de este art.
art. 58. Déjanse sin efecto las regulaciones del mercado de la leche e industria láctea y la Ley Nº 23.359.

 
At 8:59 p.m., Blogger Mariano T. said...

Lo que no establecen es la relación lógica entre esta desregulación y alguna calamidad ocurrida en los 90, y hubo muchas.
Los consumidores pagaron precios disparatados?
Hubo inflación descontrolada?
Hubo desabastecimiento de trigo o de carne por exceso de exportación?

 
At 10:22 p.m., Anonymous Anónimo said...

no Mariano, lo que mucha gente no tuvo o es plata para pagar el pan y la carne, ah, entre otras cosas tampoco hubo para pagar hipotecas de campos, o era otra epoca?

el problema es que no podes tener todo, no? y hay un pecado original en algun lado, sera la ley de arrendamientos? siguiendo con los recuerdos no?

ayj

PS la habia puesto yo hace mucho, pero espero que al ponerla U saque los muertos del placard

 
At 1:49 a.m., Anonymous Anónimo said...

Coincido ¿que tiene que ver la desregulación con el tipo de cambio?? no se, pero ese decreto quizás sea lo poco bueno del gobierno del Carlo.
saludos

 
At 4:25 a.m., Anonymous Anónimo said...

Alguien que pregunta : ¿que tiene que ver la desregulación con el tipo de cambio?

Tiene derecho a opinar?
No apoyo el voto calificado, pero quizas si el comentario calificado...

Bueno, la verdad que cuando los tipos del campo hablan de los '90 asi, no se si soy tonto y hay algo que no entendi de la historia.

 
At 7:25 a.m., Blogger Andrés el Viejo said...

Ahí lo quería agarrar, Anónimo 1:49. Usted dice lo que sobrevuela en los otros comentarios, pero con pudor de decirlo en voz alta. ¿Así que lo único malo de la década del 90 fue el tipo de cambio fijo?
Bueno, no. El tipo de cambio fijo y este decreto fueron sólo piezas de una maquinaria compleja. El desastre final no fue consecuencia de una o de otra pieza, sino del funcionamiento de toda la maquinaria.
Pero, además, Anónimo trasnochador, ojalá que usted hubiera estado al comando en lugar de Menem y Cavallo. El tipo de cambio fijo fue indispensable para asegurar el apoyo social al paquete completo. Aseguraba a una fracción minoritaria pero importante de la población un poder adquisitivo alto en términos internacionales y, por lo tanto, se hizo una base de apoyo social.
Sin ese apoyo, el experimento neoliberal hubiera durado poco. Por eso digo que ojalá que usted hubiera ocupado el lugar de los dos good fellas: a usted le hubiera estallado el experimento apenas empezado.
Saludos

 
At 7:47 a.m., Blogger Mariano T. said...

Seguro Andrés: Otra pieza de la maquinaria compleja fue la eliminación de la colimba, para poner contenta a la juventud.
Tanto para usted como para el imbecil soberbio de las 4:25 en vez de hacer eferencias a misteriosos aparatos de relojería podríamos hablar de este decreto concretamente y de sus ventajas y desventajas.
Para mi es la base de de lo que podría ser un excelente ley a aprobar por el congreso.

 
At 9:07 a.m., Anonymous Anónimo said...

"Tanto para usted como para el imbecil soberbio de las 4:25 en vez de hacer eferencias a misteriosos aparatos de relojería podríamos hablar de este decreto concretamente y de sus ventajas y desventajas."

Che, Marianote, estas hablando en serio cuando decis "de sus ventajas y desventajas"?

O es una joda?
Dicen que la guita produce ceguera...quizas tambien amnesia...

Que pais generoso!!!

 
At 9:12 a.m., Blogger Andrés said...

Mariano,

El tocayo tiene razón: No se puede analizar un decreto de política económica/comercial por sí sólo, desvinculándolo de otras decisiones que impactaron profundamente a la política económica y comercial.

El 1 a 1 se volvió indispensable para fines de los 90 EN TANTO Y EN CUANTO LOS RESORTES DE LA ECONOMÍA SE CONCENTRARON EN EL SISTEMA FINANCIERO y se encesitó el aval de otros factores de poder para consolidar la estabilidad el statu quo de entonces.

Te pongo un ejemplo claro: El 1 a 1y el decreto mencionado por Abuelo fueron indispensables para que los importadores de todo tipo de bienes pudiesen vender barato y a lo loco manufacturas y maquinarias industriales hechas en el extranjero.

Para ellos, joya, pero para la industria nacional y el empleo industrial, una calamidad.

Se entiende ahora esta simbiosis?

Saludos,

Andrés

 
At 9:13 a.m., Blogger Andrés said...

Corrijo: Para comienzos de los 90 en vez de fines de los 90

 
At 9:44 a.m., Blogger Daniel said...

Abuelo, ese decreto siempre me impresionó mucho. El contexto de atraso y aislamiento de la Argentina era muy notable. La cantidad de entes y regulaciones que elimina de un plumazo es una acumulación de 50 años de parches y malas polìticas que no podìan corregirse parcialmente. Uno debe tener en cuenta el contexto polìtico y económico en el cual se hizo. Había un gran hartazgo en la sociedad que demandaba cambios y modernidad.
Buena parte de esas regulaciones, con otros nombres y disfraces se han reinstalado. Es probable que asistamos, más temprano que tarde, a otra ola de reformas (tal vez màs profunda aún) que desande la destrucciòn de mercados y obstrucción de actividades económicas de esta administración.

Musgrave pregunta sobre la desregulación de la actividad lechera. Un dato interesante es con todas las regulaciones previas (precios, cantidades, cupos, etc) la producción de leche en 1991estaba en unos 5/6 mill millones de litros/años, sin cambios en casi los diez años previos.
Luego de la desregulación, en 6 años, hacia 1997/98 la producción se había duplicado llegando a los 10 mil millones.
Hoy, 12 años después, sigue en 10/11 mil millones y con una crisis enorme luego de 6 años de intervenciones, distorsiones y regulaciones crecientes.
Tal vez eso de una pista de que hay que (volver a) hacer con la lechería.
Saludos
D.

 
At 11:08 a.m., Blogger Salvador Estado said...

A pesar de estar en las antípodas de Andrés y evaluar la decada del 90 favorablemente tengo que darle la razón en algo. Abuelo, desregulamos todo, quitamos las retenciones pero ¿se bancan el dolar barato? Porque si la Argentina vuelve a esa razonabilidad no solo van a dejar de salir los 2000 palos verdes sino que van a entrar una buena cantidad suficiente para desplomar el valor de la divisa, que fue lo que ocurrió en esa decada.

 
At 11:43 a.m., Blogger Mariano T. said...

Andreses: Sarasasasa
El fondo de la cuestión no es la década del 90 o la colimba.
Limitar exportaciones a discreción de funcionarios demostró que es un desincentivo mayor que las retenciones (por eso la gente se vuelca a la soja). Y también esta demostrado que nunca mientras hubo libertad de exportación el abastecimiento estuvo en peligro.
Imaginense si hicieran algo así con los autos, en dos años se te mudaron las terminales.
Por le lado del dolar tampoco me preocuparía. Para sostener el 1 a 1 hubo que endeudarse hasta la manija. Con solo balanza comercial el dolar no se pincha, con los pagos de deuda externa y la fuga.

 
At 12:12 p.m., Blogger Sirinivasa said...

Abuelo: Biolcatti rescatando a joe... Usted con esto... Cualquier día destos reivindicamos el indulto.

 
At 12:27 p.m., Blogger Mariano T. said...

No siri, reivindicar el indulto es en todo caso respaldar a cualquiera que haya convalidado el indulto apoyando a menem en el 95. O sea que solo pueden levantar esa bandera los radicales o frepasistas que nunca hayan apoyado a Kirchner. El resto mejor que ni mencionen el tema.

 
At 1:00 p.m., Anonymous Anónimo said...

con las expo lácteas no les fue mal muchachos:

1999
producción: 10.328,8 mill. de lts.-
expo: 17,9% de esa cifra.

2006
producción: 10.161,5 mill. de lts.-
expo: 28% de esa cifra.

2008
producción:
10.010 mill. de lts.
expo: 20% de esa cifra.

Veo que, dentro de todo, estuvo bastante bien. A más habitantes e igual y menos producción más expo.

 
At 2:50 p.m., Blogger Salvador Estado said...

No Mariano T, hubo que endeudarse para mantener al estado no para sostener el 1 a 1. Yo creo que si se frena la fuga y entran las inversiones normales para una argentina razonable el dolar se pincha. Suponga por un momento que yo tengo razón, ¿el campo se la banca?

 
At 3:11 p.m., Blogger Andrés el Viejo said...

Mariano T.:
El que se refirió a la colimba sin ton ni son fuiste vos, como hacés cuando te encontrás sin argumentos sólidos.
A mí el decreto me parece un asco. Pero no voy a entrar a discutir el decreto por sí solo. Porque, repito, el decreto fue parte de un plan, no un hecho aislado. Si esta entrada se hubiera titulado ¡Qué lindo decreto!, yo no hubiera comentado nada. Allá ustedes y sus gustos.
Pero no. Se tituló Esos buenos momentos. Y esos fueron los peores momentos, donde se puso en marcha un proceso destructivo.
Saludos

 
At 3:59 p.m., Blogger Mariano T. said...

Salvador: Encima tenemos el hecho de que la balanza energética ya es negativa. pero supongamos que l dolar bajara, yo creo que el sector se la banacaría, porque la discriminación es mucho más odiosa.
Andrés: Espero sinceramente que la continuación del kirchnerismo no nos haga añorar los 90. Yo sigo pensando que hay que rescatar las cosas más valiosas de cada período.

 
At 8:38 a.m., Anonymous Anónimo said...

Prdon, creo que el abuelo deberia poner las 4? medidas que piden, entre ellas los creditos reprogramados.
Si queremos pan, tambien queremos tortas.
Y, no me vas a decir Mariano que era bueno, fijate como termino con los encadenados? o era en los 90s?
ayj

 
At 8:46 a.m., Blogger Andrés said...

Salvador Estado,

Cuando la fiesta financiera terminó, los dólares comenzaron a salir y se necesitó la ayuda del FMI para tapar baches intapables (por ejemplo, el blindaje de De la Rua).

Las "inversiones" de los 90 vinieron como capitales golondrina, especulativos, no como inversiones a largo palzo atraidas por las "reglas de juego claras".

El endeudamiento del estado en los 90, entre otras cosas, se hizo para solventar a las AFJP (las cuales compraban bonos estatales que deban más interés que la mayoría de las inversiones productivas) y a los subidios a las privatizadas.

No le echemos entonces la culpa al estado sino a quienes lo colonizaron para sus fines sectoriales.

Mariano,

En base a tu silencio y al cambio de tema, agradezco que reconozcas que te equivocaste y que no tiene sentido hablar del "decreto concretamente" sin analizar otras medidas conexas de entonces.

Yendo al nuevo tema que planteás, hay algo de razón, pero también algo de trampa. Comparto que la "discreción" de los fincionarios no ayuda, pero eso no quita que el estado pueda intervenir en la regulación de las exportaciones.

Dicho de otra manera, la intervención del estado podría ser más prolija, pero no tiene por qué eliminarse.

No comparto el argumento de que con mercado libre se asegure el mercado interno. No nos olvidemos que en 2008 se dispararon los precios de los alimentos y que la tentación priorizar al exportación al mercado interno es muy grande. Eso puede repetirse en el futuro.

Saludos,

Andrés

 
At 9:01 a.m., Blogger Mariano T. said...

No hice silencio, me quedé esperando argumentos y fundamentaciones que todavía no vi, solo recién una tuya, a la que puedo responder:En 1995/96 se dio un fenómeno parecido por una gran sequía en el hemisferio norte, sin embargo el año terminó con inflación cercana a cero, y sin que haya faltado un gramo en el mercado interno.

 
At 9:04 a.m., Blogger Mariano T. said...

Así que lo tuyo no es gambeta ni pierna fuerte, es revolearla a la tribuna.

 
At 10:01 a.m., Anonymous Anónimo said...

Muchos recalcan la desocupación, destrucción de industrias, etc de los 90. Destrucción creativa que le llaman. Y hoy que tenemos???? ... por no profundizar esas medidas y corregir los desvíos (inherentes al peronismo) hoy estamos peor. No sólo se vivió con la base instalada en los 90 sino que se la destruyó. Desinversión, inseguridad, pobreza, mayor corrupción. Para salir de la situación previa a los 90, creian que sería un camino de rosas??? ... hoy el mundo favorece una salida menos dolorosa si volvemos al realismo y dejamos las utopías y sentimientos. A muchos les duele la pobreza, creen que con políticas como la actual se soluciona? ... Eso era el comienzo para que cada uno decida que hacer con su vida y no que te la dirijan como ahora. Pero parece que son un poquito vaguitos y les gusta que les den todo hecho, aunque sea de cuarta.

 
At 10:08 a.m., Anonymous Anónimo said...

"...Que en tal sentido es indispensable la existencia de normas de carácter general que amparen el ejercicio de los principios básicos de la libertad de comercio, como son el libre acceso a los mercados por parte de productores y consumidores, de fluida y libre circulación de información útil para los mismos y la ausencia de intervenciones distorsionantes, no fundadas en el resguardo del interés general...." Esto es del decreto. A andrés el viejo esto le da asco...

 
At 10:09 a.m., Blogger Andrés said...

Mariano,

Me refiero expícitamente a que el decreto no se puede tomar aislado, no se emitió "en el aire".

Respecto al mercado interno y a la liberalización de precios, tenemos conceptos diferentes de lo que el "mercado" es.

Yo no considero el "mercado" abastecido si los precios son tan altos que amplias franjas de la población se vean limitadas al acceso a ciertos productos hasta donde le dé el aliento al estado para subsidiar.

Ahora bien, si consideramos como "mercado" solo aquellas franjas de la pobalción que pueden pagar lo que sea y donde el estado no intervenga subsidiando, entonces hablamos de otra cosa.

Saludos,

Andrés

 
At 10:18 a.m., Anonymous Anónimo said...

¡Miren los N° de las expo de lácteos! Se exportaba menos en los '90 que ahora. ¿Por qué les parece que se coarta la exportación?

 
At 10:20 a.m., Blogger Mariano T. said...

En los 90 no había mercado, solo Brasil hasta que devaluaron.
Ahora hay mercado.

 
At 10:45 a.m., Anonymous Anónimo said...

No, no, no, no, no pueden decir eso. El único criterio no puede ser cuánto mercado hay afuera. También hay que ver cuánto mercado hay adentro, cuánto se puede producir. ¿No les parece? o ¿todo lo arregla el mercado de afuera?, tan fácil es?

 
At 10:51 a.m., Anonymous Anónimo said...

¿Por qué supone que la incidencia del precio internacional en los '90 sería igual a la actual? ¿Los esquemas macro, el peso de las impo alimentarias, entre diversos factores no son muy diferentes en la actualidad?

 
At 11:08 a.m., Blogger Salvador Estado said...

Andres fueron tan golondrinas que vos estas posteando con el "0610
servicio de internet ... un momento porfavor" de Entel.

 
At 11:08 a.m., Blogger Salvador Estado said...

Andres fueron tan golondrinas que vos estas posteando con el "0610
servicio de internet ... un momento porfavor" de Entel.

 
At 11:12 a.m., Blogger Mariano T. said...

Capitalismo sin mercado, socialismo sin plan.
Ante este panorama, producir los bienes "para la mesa de los argentinos" es una pesadilla que hay que evitar sembrando soja.

 
At 12:51 p.m., Blogger Andrés said...

Salvador Estado,

Uruguay pudo establecer una infraestructura equivalente o mejor bajo la estatal AnTEL. O sea, la privatización no era necesaria para tener Internet.

Por cierto, yo no posteo desde Argentina, ni desde conexión dial-up.

Saludos,

Andrés

 
At 3:07 p.m., Blogger Salvador Estado said...

¿Andres que sos otro Ana C. comunista en pais capitalista?

Puede ser que haya estados capaces de hacer andar empresas. El estado argentino es incapaza de hacer nada. Por ejemplo tiene un servicio penitenciario donde hay un empleado por preso, se gasta 6000 pesos por mes por preso y la reincidencia es del 80%, todos los presos son violados, el HIV y la droga circulan mas libremente que el influenza A. ¿Este estado podia arreglar las comunicaciones? No me hagas reir.

 
At 4:30 p.m., Blogger Andrés said...

Salvador Estado,

Curioso que catalogues a Ana como "comunista" dado que ella es socialdemócrata al mejor estilo europeo y simpatizante de Binner y la UCR alfonsinista.

Voy a tomar ese párrafo como una sospechosa tendencia extremista de tu parte a ver como comunista a quien no comparte tus puntos de vista (cuándo escuché cosas así antes? 1976?).

El estado argentino es capaz de hacer muchas cosas bien, mal que te pese.

Por ejemplo, el nivel educativo de la universidad pública argentina es mucho mejor de lo que la gente cree, y eso se nota una vez que uno emigra, sobre todo cuando uno también estudió en "Ivy League universities" y trabaja con otros profesionales formados en otras partes del mundo en empresas de primera línea.

Respecto a que "TODOS" los presos son violados, lo tomo como un exabrupto estilo la calificación de Ana C. como "comunista".

Saludos,

Andrés

 
At 1:13 a.m., Blogger martin said...

base instalada en los 90s
que gran concepto
que gran frase
imbatible

 

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 License.