lunes, octubre 02, 2006

Pressure pushing down on me

Ana C. nos propuso un interesante contrapunto en el post de presión tributaria. Aquí respondo con algo más de data.

Las empresas que evaden impuestos afectan, primero, al propio Estado ya que éste deja de percibir ingresos por esta conducta. Esto puede provocar que el Gobierno entienda que su nivel de ingresos es inferior al que requiere para funcionar y decida incrementar las alícuotas por lo que se generarán al menos tres comportamientos:

a) que el que pagaba decida seguir cumpliendo y deba afrontar una presión imposítiva mayor.
b) que el que pagaba deba dejar de cumplir parcialmente para poder continuar con la actividad productiva.
c) que el que ya no cumplía siga sin hacerlo ya que ahora es aún más oneroso cumplir con la agencia recaudadora.

Entonces, el empresario informal afecta también al formal.

Puede generarse una dinámica por la cual el que no cumple con sus obligaciones impositivas decida comercializar sus bienes a un precio inferior al costo de producción de la empresa que cumple, por lo que la cumplidora comenzará a perder cuota de mercado hasta el punto que decida cerrar sus puertas por esta competencia o bien decida dejar de cumplir con sus obligaciones, incrementando el problema para las restantes empresas del sector de la actividad que se trate. Las empresas más expuestas (cotizantes en Bolsa, por ejemplo), tendrán menos chances de evadir por lo que probablemente se generen importantes inequidades e ineficiencias.

Ana C. nos comenta que en nuestro país es probable que existan sectores más formales y otros menos formales, por lo que la competencia desleal, de existir, no sería un problema demasiado relevante ya que no existiría competencia intra-sectorial.

Sin embargo, datos de FIEL elaborados para el año 2004 señalan que la evasión es lo suficientemente generalizada como para desechar dicha teoría. A modo de ejemplo, sólo en IVA se evade:

- Agricultura Ganadería, Caza y Silvicultura: 54%
- Industria Manufacturerea: 36%
- Construcción: 56%
- Comercio mayorista y minorista: 14%
- Intermediación Financiera: 14%
- Hoteles y Restaurantes: 43%
- Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones: 25%
- Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler: 51%

Es decir, salvo los servicios y la explotación de minas y canteras, la evasión es muy marcada en todos los sectores de la economía argentina.

En otros impuestos la evasión también es muy alta. En los impuestos al trabajo la evasión se estima entre un 52% y un 54% y en el impuesto a las ganancias es de entre en un 40 y un 61%

Como conclusión subrayo que existe una fuerte competencia desleal y estos números lo demuestran. Pero creo que son muy escasas las empresas en Argentina que verdaderamente cumplen con todos sus pagos impositivos. Ello puede explicarse en parte por la alta informalidad existente que es realmente generalizada. Pero esto último obliga a hablar de la “informalidad de la formalidad”, es decir de aquellas estructuras que arman las grandes empresas entre sus abogados y contadores para eludir y evadir mediante complejos sistemas y mecanismos que logran evitar a los sabuesos de la agencia recaudadora.

12 Comentarios:

At 11:25 p. m., Blogger Ulschmidt said...

No puedo menos que sonreir ante el 14 % de evasión estimado para la actividad comercial minorista. Pero claro: los hipermercados - que venden casi todo - no evaden. Ellos serán los de la buena nota. Porque el almacenero de barrio evade de la mitad para arriba y hete aquí el dilema socioeconómico.

 
At 5:23 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hay que bajar impuestos y bajar subsidios y rajar vagos e inutiles.

 
At 6:34 a. m., Blogger el Incorruptible said...

Hay que bajar impuestos sólo si implica un bienestar distributivo generalizado (algo así como un óptimo paretiano), es decir, progresividad, bajar a los que menos tienen, aumentar a los que más tienen. Por otro lado estudiar las elasticidades de baja/suba de impuesto. Sea lo que sea el mayor enemigo de la consolidación de Argentina (el Estado y también socialmente hablando) es la informalidad. Una reducción de la informalidad cuanto antes (no implica ser vigilante sino consecuente...), ahí seguro que ganamos en todos los sentidos, competitividad, ingresos tributarios, mayor capacidad redistributiva, menos empleo en negro, más renta, más consumo (incluso más inversiones - de las buenas =p y a largo plazo por reglas claras contra la informalidad) menos pobreza deteniendo el círculo vicioso de reproducción de la misma bajando las chances de recesión autogenerada por un mercado interno empobrecido... se me ocurren más cosas pero mejor se lo dejo a los expertos.

Y no me vengan con que el Estado no es necesario, y si la Teoría del derrame o las Pérdidas de Eficiencia Irrecuperables, seamos serios...

saludos informales. ;)

 
At 7:36 a. m., Blogger Abuelo Económico said...

ni bajar impuestos ni subirlos. No hablo de ello en estos posts. No analicé si la presión es alta o baja. Para determinar su grado se deberían analizar los que el Estado nos entrega a cambio.

No es lo mismo una presión de 40% en Argentina que en España, o de 60% en Argentina que en Suecia o Finlandia.

La presión no puede analizarse sólo desde el frío número recaudación/pbi sino que debe ser analizada en su contexto de gasto y, más aún que ello, hay que analizar su calidad.

 
At 7:54 a. m., Blogger el Incorruptible said...

si hay relación presión fiscal/informalidad habría que olvidarse de eso y mucho más (salir y recorrer más alla de lo meramente clásico), ¿no está de acuerdo en solucionar la informalidad primero?, ya que estaríamos todo el tiempo leyendo datos medio formales/informales...(políticas bivalentes?) Una vez superado el bache y obtener datos se podría estudiar el tema del impuesto más a fondo, que por lo que percibo es uno de esos temas que tiene más tientes políticos que racionales.

 
At 7:57 a. m., Blogger Curly said...

decir "primero hagamos esto" parece querer formar una lista de prioridad que deja de segundo lado otras cuestiones también importantes.

Yo creo que el Estado tiene recursos monetarios y humanos para tratar varios temas al mismo tiempo.

Pero acepto su punto, la informalidad es totalmente desalentador para los formales cuando es tan generalizada.

 
At 8:15 a. m., Blogger el Incorruptible said...

Creo que este tema ya se trató en otro blog, el llamado coste-beneficio para reducir la informalidad, cuando es tan masiva seguro que habrá más beneficios que costes, intimidar con más y mejores inspecciones podría ser útil para empezar. Luego habría que ver las consecuencias de formalizar de prepo y prohibir el submundo informal, estoy seguro que como colorario habría que re-estudiar todo, incluye variar impuestos seguramente.

Acerca de prioridades, si tenemos las papas quemándose y una ensalada aún sin condimentar, parece ilógico terminar la ensalada y dejar las papas para lo último. Además el número 1 de la lista del gobierno figura en rojo "ganar holgadamente las próximas elecciones" lo malo es que se tiende mucho a la plancha.

 
At 9:35 a. m., Anonymous Anónimo said...

hay muchas causas de super que compran facturas y elecom por ejemplo tambien tiene las empresas grandes solo parecen mas formales.
la escala no es el problema sino el nivel de sofisticacion con que nos cagan

es un problema insolucionable creo yo por que
si el estado me dice te juro que si pagas empiezo a laburar bien ya no le creo asi que nadie paga.

 
At 9:36 a. m., Blogger Abuelo Económico said...

incorruptible, las tasas de crecimiento de recaudación vienen subiendo (hace meses) por encima de la tasa de crecimiento de la economía + la tasa de crecimiento de la inflación.

Dicho en otros términos, la agencia de recaudación le está cobrando a gente que antes no pagaba...

 
At 12:28 p. m., Blogger el Incorruptible said...

¿deduzco entonces que estamos en la mejor de las situaciones posibles en cuanto al fisco?. opinable. Espero que antes que se acabe el ciclo (porque según nos anticipa la economía se está enfriando) se pueda consolidar un buen marco de competitividad, sin ella ni el tipo de cambio nos va a salvar.

felicidades por el blog, abuelo.

saludos incorruptibles.

 
At 12:35 p. m., Blogger Abuelo Económico said...

gracias incorruptible por los saludos y las felicidades.

Lamentablemente no creo que estemos creando un buen marco de competitividad ya que la política microeconómica deja muuucho que desear.

hace algún tiempo los amigos chiflados discutieron acerca si era mejor una buena macro, una buena micro, o las dos. Creo que fue una interesante discusión, se la recomiendo para discutir...

 
At 8:00 a. m., Blogger Ana C. said...

Usted sabe tan bien como yo que esas cifras, así de agregadas como las presenta, pueden esconder cualquier cosa. Por ejemplo, uno podría imaginarse que en Hoteles y Restaurantes ese 43% está bastante bien repartido, lo que sí resulta en esa competencia desleal de la que usted habla, mientras que en Agricultura et al., Industria y Construcción se debe dar el fenómeno del que yo le hablaba antes. Pero bueno, son todo suposiciones. Habría que ir al detalle.

 

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 License.