sábado, septiembre 16, 2006

Negociar o No negociar: that is the question

Siguió la discusión de la OMC pero en mesa de café entre algunos conocidos, uno de los cuales es un negociador internacional de Argentina. Entre algunos aspectos interesantes de la discusión me gustó el concepto por el cual se aseguraba que no negociar es tomar una decisión la cual implica ganadores y perdedores. Veamos.

Si Argentina considera que la negociación no la está favoreciendo en el marco multilateral de la OMC puede decidir no cerrar acuerdos y que todo se estanque un tiempo...

La vía, como vimos con Curly, era la de firmar acuerdos bilaterales para tratar de ganar acceso a mercados ya que resulta más simple negociar con un sólo país que con todos en la OMC. Por otro lado, es una manera efectiva de reducir los problemas de picos arancelarios que tanto afectan a nuestros productos.

Pero...¿qué pasa cuando muchos países avanzan en esa dirección al tiempo que otros no?

Argentina, en el marco del MERCOSUR, no está negociando el ingreso al NAFTA, a la UE, con China o con cualquier otro bloque económico. Bueno, sí, en cierto modo está "negociando" pero con el objetivo de nunca cerrar un acuerdo por lo que podemos asumir que la táctica es pedir imposibles para no firmar un acuerdo porque se piensa que es la solución ideal en este momento.

Pero dicha política no significa que "todo sigue igual" en el mientras tanto. En un mundo que avanza el que no se mueve retrocede, no permanece en la misma situación.

Pongamos un ejemplo: el país Z tiene un arancel común para todos los países de, por ejemplo, un 30% para determinado producto. Este negocia con el país X, por el cual ese producto ingresará con tasa 0%. Entonces, Argentina que no negoció, tendrá que ser 30% más competitiva que X para seguir ingresando a Z. Muy probablemente no podrá serlo y tendrá que buscar otros destinos, quizás que paguen menos, o bien tendrán que dismiuir precios y vender su sobreoferta en el mercado local.

No negociar genera ganadores y perdedores.

3 Comentarios:

At 7:12 p. m., Blogger Enrique said...

Completamente de acuerdo, y justamente por eso preocupa la aparente falta de política comercial. Como dije en varias oportunidades, Argentina no está en condiciones de seguir el camino de Chile en materia de apertura comercial, en gran medida porque nadie estaría dispuesto a sentarse a nuestra mesa a conversar. Pero eso no significa necesariamente que la mejor política sea quedarse en el molde mientras el resto del mundo sigue haciendo acuerdos.

Si me dan a elegir, me gustaría una política comercial orientada a la apertura de mercados no tradicionales para nuestro país (Asia, Rusia, Africa, Oceanía...) pero con visión de la cancha. Si abrimos mercados es para aprovechar las nuevas oportunidades. Ergo, hay que estudiar muy bien qué sectores y qué empresas estarían en condiciones de hacerlo y darles una gran mano. Al mismo tiempo, hay que estudiar ANTES los efectos negativos que tendrá dicha apertura en nuestro mercado interno, dando tiempo y auxilio a los perdedores para que se reconviertan.

Es cierto, este año se han desarrollado varias misiones comerciales a los mercados mencionados más arriba, varias de ellas encabezadas por el propio Canciller. De cualquier manera, si nos quedamos solamente en la pose, no alcanza.

 
At 7:54 p. m., Blogger Abuelo Económico said...

tal cual, Pascal. Muy de acuerdo con tus palabras...

 
At 3:26 p. m., Blogger Ulschmidt said...

Adhiero. Hay una "ruta del Indico" que Argentina nunca explora bien. Es su camino natural al Extremo Oriente: Sudáfrica, Africa Oriental, las Seychelles, India, Thailandia, Singapur, Indonesia. De esas naciones esta más cerca que de la cuenca del Pacífico.

 

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 License.