sábado, diciembre 02, 2006

¿Termina la hora de la protesta?

Nuevamente el campo realiza un paro y éste tiene al menos dos condimentos que lo vuelven especial:

- Confluyen en una misma idea Federación Agraria Argentina (piden, por ejemplo, la reforma agraria) y la Sociedad Rural (el otro extremo del pensamiento, en buena medida sus miembros son los grandes productores ganaderos del país).

- Los precios internos de los granos son muy buenos.

A partir de esas dos rarezas, explicar que existe un gran malestar en temas que generalmente se dejan en segundo plano y que afectan a los "grandes" y a los "chicos" resulta casi obvio. Pero esta vez pasaron a primera plana y se intenta instalar de este modo el debate sobre cuestiones institucionales, un punto cuestionable del actual gobierno.

Discutiamos algunos posts atrás que parte del cambio que necesitan los dirigentes argentinos es comunicacional (nació en este y siguió en este otro). Por eso creo que se debería dejar de "protestar" para "proponer".

"El único campo que el sector no ha cultivado eficientemente es el de la opinión pública" dijo en La Nación hace unos pocos días el Decano de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad del Salvador, Gustavo Martínez Pandiani. Creo que diagnosticó de manera brillante el principal problema. Parte de cultivar esa opinión pública pasa por hacer que la ciudad se identifique en cierto modo con el sector agroindustrial y entienda que parte de su bienestar está asociado al bienestar de aquél. Para lograr dicho objetivo debe ser prioritario que el sector deje de ser "llorón" para entrar en una nueva etapa de comunicación de propuestas, es decir generar un verdadero cambio cualitativo.

Héctor Huergo cierra su opinión de hoy diciendo: "El paro mostrará la bronca. Lo que hace falta, además, es encontrar la forma de aprovechar el gran momento internacional atenuando el impacto de los precios en el mercado interno. Nada sencillo, pero posible. Tiene que salir del campo.". (la negrita es de H.H.)

El maneja información, seguro lo sabe y no lo puede decir, pero se viene una propuesta del campo, al menos para uno de los productos más castigados.

¿Será el inicio de un cambio?

Etiquetas: , ,

8 Comentarios:

At 6:49 p. m., Blogger Mariano T. said...

La única propuesta posible es la libertad de mercados, con subsidios estatales para los consumidores que lo necesiten.
Sinó ya empezamos a comunicar con la bandera blanca en la mano, y eso no es comunicar, es rendirse.

 
At 7:19 p. m., Blogger Abuelo Económico said...

Mariano desde lo teórico lo podríamos discutir pero realmente no me gusta hablar mucho de subsidios. Creo que ir directamente a los consumidores puede ser complejo y existe la posibilidad de generar mecanismos que terminen siendo manejados de manera no del todo clara. Quizás veo más sencillo en el corto plazo compensar a la industria, obligándola a blanquearse de paso, con los ingresos extras que genera la buena coyuntura de precios.

Existen mecanismos mejores que los que propone el Gobierno el tema es que sean presentados y discutidos entre el sector privado y público hasta llegar a un acuerdo.

Salir con los "tapones de punta" lo única que asegura es no ser escuchado y que la resolución salga de manera inconsulta y, seguramente, para los privados será peor.

 
At 9:45 a. m., Blogger Ulschmidt said...

No se si la protesta es útil. Creo que a este Gobierno le encanta el papel de defensor de los humildes argentinos en contra de los malvados oligarcas ganaderos. Se fabricaron esa novela y consideran que la venden bien - después del fracaso misionero y otras yerbas, querrán refugiarse en un clásico populista, supongo.
Amén de ello, los productores son tradicionalmente individualistas y adhieren muy nominalmnente a las asociaciones convocantes y estas huelgas a larga van destinadas al fracaso. Suspender envíos complica a las empresas y pone al sector en el papel de malvado desabastecedor que quieren darle desde el Fisco. Creo que la protesta debiera ser civil: presencia en los centros urbanos, marcharle a la Plaza de Mayo. Algo con costo mediático para el Gobierno, no económico. Contratemos a Evangelina Carrozo para que desfile como Lady Godiva sobre una vaca Holando frente a la Casa Rosada. Esas cosas.

 
At 5:04 p. m., Blogger Abuelo Económico said...

buen punto Ulschmidt. Creo que algo de eso va a ver según se lee en los diarios pero no con el énfasis que te gustaría.

 
At 7:50 p. m., Anonymous Anónimo said...

una opinion de lego:
hagan lo que hagan, si no pasa como con los petroleros, no pasa nada, es como si a quienes nos retienen 4ta categoria nos quejamos con la Carrozzo, las risas van a llegar al infinito.
este, y BTW, TODOS los gobiernos que hemos tenido en los ultimos 50 años se entretienen en el deporte preferido del fisco, la caza en el zoo, asi que por mas propuestas creativas que se hagan, no creo pase nada

 
At 11:43 p. m., Anonymous Anónimo said...

Abuelo, no le respondí antes, porque la crudeza y sinceridad necesarias podrían ser consideradas agresivas e irrespetuosas.
Viendo lo publicado por Huergo, con el que coincido en muchas cosas y en otras no
tanto, el marco me permite expresarme sin ser ofensivo.
En el post del amigo Mide/no mide, (http://vidabinaria.blogspot.com/), ¿Mide mi país, paisano? y Mide Mora, nos informa dos datos que son la base de mi argumentación.
1/” Entre los sectores más postergados (D2 y E), el porcentaje disminuyó de 24,2% al 21,2 por ciento”
2/….la oferta del gobierno -alimentos y bienes de consumo baratos más estabilidad laboral- no es suficiente cuando se aspira no sólo a disponer de carne o transporte barato sino también a comprar un departamento o un auto,……

Abuelo, todos aquellos que hemos tenido simultáneamente bebes y perros, lo primero
que le enseñamos a los chicos es no meterse con la comida del animal porque gruñe y lo puede morder.
Para un cuarto de los argentinos el alimento a precio de mercado significa pasar hambre.
Mi frase: “estamos cansados que nos metan la mano en el bolsillo y a Uds. la mano en la boca”, justamente iba a este aspecto de la incomunicación.
Si de la vereda rural contestan retrocediendo a Adam Smith y la “mano invisible” de esta vereda se va a responder con Thomas Hobbes “el hombre, lobo del hombre”.
No nos conviene a ninguno de los argentinos.

Moreno esta con la 45 en la mesa porque su objetivo es “alimentos baratos”, mientras el largo proceso de reincorporación a la producción de la población sumergida se completa.

Tratando de interpretar “el idioma rural” digo:”Cuando se planta maíz Bt se deja una franja o zona con maíz no Bt, para que la inmunización de los parásitos, sea mas lenta.
Esto traducido seria, cedo parte de mi rentabilidad presente a cambio de rentabilidades futuras”.
¿Me equivoco?, o esa es la idea de la buena administración rural.

Se que no es correcto equiparar a los mas pobres de la argentina con perros o parásitos,
pero considero que el esfuerzo para comprendernos y no llegar a una tragedia vale la pena.

No nos olvidemos que estamos en un año electoral y como digo en El Criador de Gorilas: “El compañero Daniel, me sigue ardiendo, también puede ser una “herramienta” para tratar con el interior bonaerense.
No nos olvidemos que es el territorio de la CARBAP y la SRA, y con su forma de ser y
origen social, es el mas adecuado para negociar con ellos”

Cuando hago la crítica a la cadena de abastecimiento coincido con Huergo:
“Exportadores y molineros hicieron pata ancha quedándose con una linda diferencia, como hace unos meses pasó con los frigoríficos e intermediarios. Esto, y no otra cosa, es lo que enervó al campo hasta el límite del "paro...xismo"”.
Si se logra limpiar a la cadena de sus distorsiones y corruptelas, el productor lograra un mejor precio y el consumidor mercaderías mas baratas.
Me parece que esta es la clave donde los productores pueden presionar públicamente y de paso revalidar su aporte al país.
Disculpe lo deshilvanado de mis palabras y su crudeza.
Un abrazo con respeto y admiración
manolo

 
At 10:17 a. m., Blogger Abuelo Económico said...

Estimado Manolo, me cuesta brindarle un comentario de respuesta pero veo que coincimos que el problema es la comunicación o, mejor dicho, la incomunicación existente. Ayer veía en el programa de Grondona (al final) como esta mismo problema imposibilitaba la verdadera discusión entre los panelistas presentes.

Realmente llama la atención...pero creo que lo que falta para poder mejora en dicho sentido es preparación, estudio, recambio generacional (y lo dice el Abuelo!) , modernización del discurso.

Entiendo que responder con Smith bajo el braso choca desde el vamos, como también choca la respuesta desde Hobbes. Hay objetivos comunes, existe el pesamiento estratégico, y debe haber una visión país. Con eso ya hay material suficiente para avanzar.

 
At 11:13 a. m., Blogger Mariano T. said...

El que tiene la 45 para laburar en la cadena de comercialización es Moreno, y el sabe bien como viene la mano. hasta ahora ha habido una confabulación entre él y los exportadores "Compren barato a los productores, exporten caro y vendan barato en el mercado interno, y quédense con la diferencia entre precio interno y externo" Son muchos cientos de millones de dólares que se transfieren de los productores a los intermediarios.
En cuanto a los que no pueden comprar carne o pan: Los precios internos de la Argentina son los más bajos del mundo, aún así a mucha gente no le alcanza, si la decisión política(y no me parece nada mal) es que se subsidie al consumo de la gente sumergida, debe ser toda la sociedad(urbana y rural) la que se haga cargo del subsidio, vía el Estado, no solo los productores de bienes primarios.
Pero el interés del gobierno son los votos de la clase media, que quiere la milanesa y el asadito de los Domingos barato. Total los otros votos los tiene igual, aunque no coman carne. No veo porque un tipo que todo lo que tiene en el mundo son 40 vacas tenga que subsidiar el lomo al champignon que la señora gorda de Barrio Norte se come en puerto Madero, o la parrillada de los muchachos de la oficina en la quinta para despedir el año. Al que hay que subsidiar es al consumidor que no puede consumir, no al producto en si.
Otra cosa, la Argentina tiene por varios cuerpos el consumo de carne vacuna más alto del mundo, pero ese consumo de más de 70 kg/hab/año se diferencia en que algunos comen más de 100 o 120 kg, y otros no consumen nada.

 

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 License.